Los tratamientos contra esta enfermedad han avanzado significativamente. “Que un tumor no tenga cura definida no significa que no haya opciones para mejorar la calidad de vida”.
La quimioterapia tiene como objetivo combatir las células del cuerpo humano que experimentan un crecimiento anormal, ya sea destruyéndolas o controlando su crecimiento. Hay muchos tratamientos y el que se aplica en cada caso depende de:
La enfermedad a tratar.
El grado de desarrollo de la enfermedad
Las características del paciente (peso, talla, etc.).
Es el tratamiento local de una zona del cuerpo utilizando radiaciones ionizantes, que pretenden destruir las células malignas presentes dentro del organismo de forma definitiva. Los objetivos del tratamiento de radioterapia son:
RADICAL: pretende la curación del paciente
COMPLEMENTARIA a la cirugía. Su finalidad es curativa, ya sea para disminuir el volumen tumoral antes de la cirugía (preoperatoria) o para destruir la enfermedad residual después de la cirugía (postoperatoria)
PALIATIVA: pretende frenar el crecimiento del tumor y controlar o aliviar los posibles síntomas: dolor, sangrado, etc.
Los tratamientos de radioterapia se pueden administrar en una sola dosis (un día de tratamiento) o en dosis fraccionadas (diversos días de tratamiento).
El número total de sesiones varía en función de la dosis total que es necesaria según el protocolo. Generalmente el tiempo de tratamiento suele variar entre 3 y 6 semanas, realizando una sesión por día.
En general, los tratamientos consisten en la combinación de diferentes medicamentos. Los tratamientos normalmente se llevan a cabo en el Hospital de Día, una unidad preparada para tratamientos ambulatorios, con personal de enfermería especializado en la administración de este tipo de fármacos. Por tanto, y salvo casos puntuales, no es necesario ingresar en la clínica. Normalmente la quimioterapia se administra a través de la vena mediante un sistema de goteo. En algunos casos muy determinados se toma por vía oral, en forma de comprimidos. La programación del tratamiento se hace por ciclos. Un ciclo es un tratamiento que se puede llevar a cabo en uno o varios días, y se va repitiendo con una periodicidad que suele ser de 3 ó 4 semanas.
A pesar de que tienen efectos secundarios, las terapias “se ajustan a cada paciente para minimizarlos”. Cabe destacar que “todos son reversibles y tratables”.
Las células tumorales tienen un crecimiento muy rápido, y esta característica hace que sean muy sensibles a la quimioterapia. Eso permite que los tratamientos sean selectivos y no afecten a las células sanas del cuerpo, de crecimiento lento. Pese a eso, en el cuerpo hay determinados tipos de células que también crecen rápidamente, como las que forman el cabello, las mucosas de la boca y los intestinos, la piel, etc. Por tanto estas células también pueden verse afectadas por algunos tratamientos, dando lugar a lo que llamamos efectos secundarios.
Algunos medicamentos, como la aspirina, pueden estar contraindicados durante el tratamiento. Por esta razón, siempre que tenga que tomar algún medicamento consúltelo con su médico oncólogo, que le informará adecuadamente.
Si tiene usted un problema médico fuera del horario de atención del Instituto Oncológico, puede  dirigirse al Servicio de Urgencias del Hospital Recoletas Campo Grande. Estamos a su disposición las 24 horas del día, los 365 días del año.
En primer lugar se realiza un estudio del volumen prostático mediante Ecografía Transrectal; posteriormente y sobre ese modelo volumétrico se planifica el implante de las semillas radioactivas por el equipo de Física Médica para dar la dosis necesaria en la zona tumoral protegiendo las zonas sanas adyacentes, especialmente la vejiga, la uretra, el recto y los nervios adyacentes a la próstata. Finalmente, el implante se completa en un sólo día de hospitalización con el paciente sedado y bajo anestesia epidural. De acuerdo con las coordenadas y la profundidad de la planificación se introducen las semillas. Todo es controlado en tiempo real mediante ecografía y radioscopia. Una cistoscopia asegura que no haya semillas en vejiga y uretra. Unas radiografías post-implante sirven para que el equipo de planificación confirme la posición de las semillas.
Si está indicada la Braquiterapia no es necesario realizar una cirugía
En el tratamiento de la patología vascular cerebral, el objetivo es la oclusión completa de la malformación arterio-venosa. En el caso de tumores benignos y malignos, el control local de la lesión, es decir evitar su crecimiento. En el caso de la neuralgia del trigémino, el control del dolor o la disminución de las necesidades analgésicas del paciente.
Los ensayos clínicos son estudios de investigación médica realizados con pacientes voluntarios. Cada estudio está diseñado para resolver interrogantes científicas y encontrar nuevas maneras de detección, prevención y tratamiento del cáncer o de los efectos secundarios. Siempre se requerirá de su consentimiento libre para participar en un ensayo clínico. Muchas veces es muy conveniente participar en ellos, porque supone una actividad solidaria (los resultados del ensayo clínico beneficiarán a muchos pacientes futuros) y además porque suele ser la posibilidad de recibir tratamientos novedosos.
Sí. Quienes tienen cáncer deben cuidar su alimentación y mantener su vida social “con una actitud positiva” para “asimilar el diagnóstico y afrontar el proceso terapéutico” de la mejor manera.
Sí. La actividad física “adaptada a cada paciente” aumenta las defensas del organismo y la resistencia, lo que contribuye a la recuperación y evita “posibles complicaciones del tratamiento”.
Puede acudir al Área de Apoyo al paciente oncológico de nuestro Hospital.
Para las personas con riesgo de perder la fertilidad hay soluciones. “Existen programas de preservación de óvulos o esperma para dejar abierta la posibilidad de una fecundación in vitro”.
Esta es una de las inquietudes más frecuentes “entre los pacientes más jóvenes”. Sólo un 5% de los cánceres son hereditarios.
Aunque “el dolor es uno de los síntomas más limitantes”, la ciencia ha desarrollado numerosas opciones terapéuticas para controlar esta sensación y mejorar la calidad de vida.
El apoyo es crucial para quienes emprenden esta dura batalla.